fbpx

Empecemos definiendo qué es eso de las «muletillas«.

Si acudimos al diccionario de la RAE (Real Academia de la Lengua Española) veremos que lo define así: Voz o frase que se repite mucho por hábito. Realmente son un recurso oral, un apoyo que utilizamos muchas veces ( casi todas) sin ser conscientes pero que nos ayuda a pensar cómo seguir la frase, buscar complicidad con el que nos escucha, aclarar o subrayar algo.

Utilizamos muletillas para concluir una idea ( bueno, pues nada) , para buscar entendimiento (¿vale? ¿me sigues?), muchas veces para ganar unos segundos y pensar en lo siguiente que vamos a decir (pues, ósea, es decir) o para mantener el interés del otro ( escucha, mira, atiende). A veces, incluso, utilizamos las muletillas como una redundancia de lo que acabamos de decir, una repetición no necesaria para tu mensaje (persona humana, bajar abajo, accidente fortuito).

¿Cuál es tu caso? Si sientes que utilizas algunas muletillas al hablar en público, palabras innecesarias que no aportan valor a lo que decimos y no te gusta el resultado porque crees que puede evidenciar una pobreza lingüística, pone manos a la obra y deshazte de esas dichosas «muletillas«.

Vuelve un segundo al final de la definición y observa que pone que se repite mucho por hábito. Para modificarlo, como cualquier otro hábito, tendrás que trabajar al menos unos días siendo muy consciente de ello. Pero te aseguro que se logra.

Te dejo aquí un vídeo de cómo conseguir eliminar esas muletillas.

 

FORMACIÓN VIRTUAL

 

Share This